Campañas publicitarias basadas en situaciones de crisis

Es  bien sabido que en materia de publicidad, cualquier evento o detonante popular y masivo funciona como el recurso perfecto para sacarle provecho. Incluso sucesos como la “llegada del fin del mundo” no escapa de esta realidad, y son muchas las marcas que usaron este concepto para valerse de esto y lanzar numerosas piezas publicitarias donde combinaban el humor con la realidad de lo que estaba sucediendo, dando como resultado la generación de empatía con el público.

Un perfecto ejemplo es el caso del fin del mundo decretado por los mayas, y que  supuestamente ocurriría el día 21-12-12. Fue tanta la masificación de mensajes, que las empresas utilizaban este concepto para trabajar las ideas bases de sus campañas publicitarias.

campanas-publicitarias-basadas-en-situaciones-de-crisis-2

La crisis siempre vende

Este mismo principio aplica con cualquier hecho popular, noticioso y en masa que ocurra en el mundo, y toda campaña publicitaria que se base en este tipo de eventos está destinada a ser exitosa, siempre y cuando no tienda a generar reacciones o respuestas negativas por parte del público.

El uso de estos sucesos significativos demuestra que la publicidad puede valerse de cualquier hecho reciente y puntual para sacar provecho. Todo lo que sea noticia, todo lo que sea novedoso y popular se puede utilizar para hacer publicidad.

campanas-publicitarias-basadas-en-situaciones-de-crisis-1

Cómo usar la polémica y la novedad para vender un producto o una marca

Hay dos maneras de usar una situación novedosa, polémica o de crisis para hacer buena publicidad, y que pueda ser usada para mostrar también la posición de la marca respecto a este suceso: con sátiras y humor oscuro, lo cual atraerá al público que concuerde con esta posición, o creando empatía, lo cual despertará emociones positivas en las personas. No existe una mejor que otra, ya que cuando ambos recursos son bien utilizados, incluso aquellos que no comparten el punto de vista de la empresa recordarán dicha publicidad por su creatividad, y de seguro la mencionarán a otras personas.

Este principio aplica a todos los productos y marcas posibles: prendas de vestir, artículos deportivos, comidas, bebidas, aparatos tecnológicos, películas, libros, campañas electorales, y muchísimos productos más. Incluso se puede aprovechar el fracaso de un competidor para hacer publicidad a favor de tu propio producto. Algunos creerán que la ética de esta acción es cuestionable, pero si se trata de dos compañías que son eternas rivales, esta es una estrategia muy común.

campanas-publicitarias-basadas-en-situaciones-de-crisis-3

Lo importante al aprovechar estas situaciones polémicas es saber detonar las emociones correctas en los espectadores. Lo mejor en estos casos es usar a un experto en la materia, ya que el enfoque equivocado puede que no solo genere cero ventas, sino también podría arruinar la imagen de la compañía.

Si te ha gustado este artículo ayudanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

¿Tienes dudas o quieres contarnos tu experiencia? Déjanos un comentario más abajo.

Artículos relacionados