El Renting, financiación sin endeudamiento

El renting ya no es una novedad en nuestro sistema económico. De hecho, la posibilidad de obtener un bien mueble sin tener que adelantar una gran cantidad de dinero es una de las muchas ventajas que ofrece este formato de contrato que vive sin dudas su mejor momento desde que se popularizara en el ámbito empresarial a principios de siglo.

El renting es un contrato con potencial

el-renting1

Como decíamos, una de las claves del éxito del renting es que está disponible no sólo para empresas, sino también para particulares. En este sentido,el renting podría definirse como aquel contrato de alquiler que tiene una duración superior a un año y que mediante el pago de una cuota (mensual, trimestral o anual) nos permite la posibilidad de disponer de ese bien de modo temporal en nuestra empresa (o de manera particular).

El contrato de renting facilita mucho la actividad de una empresa, especialmente porque en este tipo de contratos es la empresa arrendadora la que realiza la adquisición del bien, lo que suele ahorrar tiempos de espera y papeleos.

Otra de las ventajas es que cuando hablamos de renting de bienes muebles como automóviles o maquinaria industrial, todo el mantenimiento ordinario que se necesite el bien corre a cargo de la empresa arrendadora, por lo que en la mayor parte de casos, además de suponer una facilidad para el arrendatario también puede suponer un importante ahorro económico.

Opciones para la adquisición definitiva (o no)

En el caso del Renting conseguimos una ventaja que en otras modalidades como el Leasing no tenemos. La de no tener que pagar una cuota final de manera obligatoria.

Sin embargo, esta posibilidad puede pactarse. Porque hay que tener en claro que durante la duración el contrato de Renting el bien es de titularidad de la Los bienes arrendataria. Si bien no es habitual en el caso del Renting, si que existe la posibilidad de que al finalizar el período ordinario de pago de cuotas se establezca una cuota final opcional (de mayor cantidad) que nos otorgue la propiedad del bien arrendado en Renting. Una solución que es muy valorada por las empresas.

Por contra, si decidimos continuar abonando la cuota ordinaria y no nos interesa hacernos con la propiedad del bien, dispondremos de un bien totalmente nuevo puesto a disposición por la empresa arrendataria, que continuará siendo su propietaria.

El renting, bienes muebles más apropiados

el-renting2

En la compra de inmuebmuebles más recomendables para utilizar el Renting son aquellos que tienen un valor importante de manera inicial pero que se va depreciando de manera notable con el paso del tiempo. En relación con estos bienes son ideales para el Renting porque al no tener que abonar una cuota final de forma obligatoria nos permiten conseguir un bien financiado con comodidad y con un plazo amplio para su utilización y disfrute.

A la hora de firmar un contrato de Renting es recomendable revisar bien todo el entramado de cláusulas, comprobar los importes por conceptos como comisiones y gastos y saber muy bien nuestros derechos como partes en un contrato que puede sernos de gran utilidad y ayuda si se gestiona de manera adecuada.

Si te ha gustado este artículo ayudanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

¿Tienes dudas o quieres contarnos tu experiencia? Déjanos un comentario más abajo.

Artículos relacionados