Las 5 competencias basicas de directivos y managers para la gestión del cambio en la empresa

Las organizaciones empresariales están sujetas a constantes cambios organizativos, productivos, de personal, entre muchos otros. Estas circunstancias se agudizan cuando hablamos de una época en la que la tecnología, las aplicaciones informáticas y los cambios en el mercado han creado un escenario sujeto a constantes cambios que requieren adaptarse de manera ágil a los mismos, a fin de salir reforzados de ellos y con una posición correcta ante la competencia.

En este artículo analizamos las cinco competencias básicas de directivos y mánagers de empresas para gestionar adecuadamente el cambio en el seno de una organización empresarial.

Para tener éxito empresarial necesitas de estas competencias básicas

competencias-basicas2

1.- Capacidad formativa

Los cambios de cualquier clase en una empresa comportan una serie de modificaciones en la manera de trabajar, ya sea por un cambio organizativo, técnico o productivo. La capacidad formativa supone la habilidad de ser capaces de tutorizar y enseñar a nuestros subordinados aquellas características del cambio, acciones a realizar para una mejor adaptación, sinergias entre compañeros para afrontar retos relacionados con variaciones en la empresa. En general, ayuda y apoyo a nuestros trabajadores para que los cambios no sean motivos de des-coordinación y así pérdida de productividad.

Lo que se requiere en estos casos del jefe, mánager o directivo, es de algún modo, que sepa ser un buen “profesor-tutor” que convierta lo difícil en fácil y que apacigüe los ánimos en situaciones de estrés o dudas.

2.- Poder de Decisión

Podemos hablar del poder de decisión como una vertiente de la “autoridad” en su concepto más básico. Es evidente que en nuestra función como directivos o mánagers, tenemos que contar siempre con una autoridad, legitimidad y un respeto por parte de nuestros trabajadores. Pero cabe precisar que en los casos de cambio en la estructura de la empresa, como en cualquier otro momento susceptible de ser crítico, es cuando realmente necesitamos una mayor capacidad de transmitir órdenes, imponer cuando el consenso no sea posible, y servir como guía y referente en las medidas conducentes a adaptar la empresa a los cambios que se hayan podido producir. Hablando de otra manera, podemos identificar el “poder de decisión” como la auténtica clave para que el resto de competencias básicas puedan desarrollarse.

3.- Adaptabilidad

El cambio difícilmente pude producirse con éxito en nuestra empresa si nosotros, como mánagers o directivos, no somos capaces de hacerlo en primer lugar. Esta máxima, de auténtico sentido común, es uno de los puntos de apoyo claves en cualquier situación de cambio. Se requiere de directivos y responsables con una capacidad de Adaptabilidad sobre la media, que puedan tener una visión de futuro que les permita actuar con miras a superar los cambios y obtener siempre los mejores resultados. La adaptabilidad no es una característica profesional, sino personal, que se consigue no sólo de manera innata (hay personas más susceptibles a sufrir los cambios que otras) sino que se puede “entrenar” a lo largo de nuestra vida.

 Las competencias básicas que nunca deben faltar en tu empresa

competencias-basicas1

4.- Capacidad de liderazgo

Habrá quien confunda capacidad de liderazgo con “poder de decisión”. Lo cierto es que las vinculaciones entre ambas capacidades son innegables, pero la diferencia esencial radica en que cuando hablamos de “poder de decisión” lo hacemos en base al criterio “autoridad”, y cuando hablamos de capacidad de liderazgo, nos situamos en un terreno no basado en los galones que pueda tener un determinado jefe o mánager, sino en su propia capacidad para liderar un grupo humano. Esta capacidad se ha reconocido en muchas personas como una faceta natural, pero también es cierto que con un fuerte trabajo psicológico, se puede conseguir imprimir capacidad de liderazgo en nuestros directivos y mánagers, con cursos desarrollados al efecto.

5.- Tolerancia

Una característica muy humana, y a la vez muy valiosa en cualquier empresa, más si hablamos de responsables de la misma ante situaciones de cambio. La tolerancia es la garantía de que un superior nunca convertirá a sus trabajadores en culpables de los cambios, sino que los guiará hasta los objetivos adecuados, sin cargar frustraciones en ellos y entendiendo la dificultad del cambio para los mismos. Se trata de ser un apoyo para nuestros trabajadores, nunca una carga.

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

¿Tienes dudas o quieres contarnos tu experiencia? Déjanos un comentario

Artículos relacionados