Leasing para emprendedores: el alquiler con derecho a compra

Leasing, un término empresarial que cada vez es más y más popular. Dicho de otra manera, el alquiler con derecho a compra, es una de las mejores oportunidades para los emprendedores que busquen una manera sencilla y económica de disponer de toda clase de bienes muebles o inmuebles. En este artículo repasaremos las principales ventajas e inconvenientes de una modalidad contractual que viene pegando fuerte en el ámbito de la empresa.

El Leasing para emprendedores

leasing2

Definición

El Leasing es un contrato de corto recorrido en nuestro tráfico empresarial. No ha sido hasta los últimos años, quizás la última década, cuando esta forma de arrendamiento ha venido a consagrarse como una auténtica alternativa de cara a aprovisionar a toda clase de empresas de bienes muebles e inmuebles para su uso y disfrute industrial.

Leasing” es un vocablo anglosajón que significa básicamente “alquiler”. Pero lo cierto es que el Leasing tiene algunas diferencias importantes con un contrato de alquiler clásico, diferencias que resumimos en los siguientes párrafos, buscando también cuales son sus principales ventajas.

El Leasing a diferencia del arrendamiento nos ofrece la posibilidad de financiar un bien mueble o inmueble a más de un año desde el principio del contrato. Estos bienes pueden ser tanto inmuebles, máquinas o cualquier tipo de equipo de trabajo que se precie. Más allá de esto, la diferencia sustancial entre el arrendamiento y el Leasing es que al finalizar el plazo de pago de cuotas de arrendamiento, se establece obligatoriamente una opción de compra por una cantidad pactada previamente entre las partes de este contrato.

Muy interesante, desde el punto de vista empresarial, es la posibilidad de utilizas el “leaseback” lo que supone que una empresa que requiere de financiación para comprar algún bien, utiliza a una empresa de Leasing para que lo adquiera por ella y se lo arriende a través de un clásico contrato de Leasing. Podríamos decir que el Leaseback es un Leasing a la carta.

¿Y que sucedería si dejásemos de pagar las cuotas sobre el bien afectado? Pues bien, en caso de que nuestra empresa no pudiese hacerse cargo de las cuotas el bien volvería a la empresa de Leasing. Es importante comprobar que esta circunstancia se recoja en el contrato y que sea de manera gratuita o con una compensación cuanto más pequeña mejor, ya que es un punto esencial del contrato.

Consejos para un contrato de Leasing

leasing3

En el Leasing, al igual que en otras modalidades como el Renting, es habitualmente la empresa arrendadora la que se hace cargo del mantenimiento ordinario del bien. Por ello es esencial comprobar en que términos se realizará dicho mantenimiento y que costes o posibles complicaciones puede comportarnos.

Del mismo modo, y aunque pueda suponer una obviedad, es absolutamente básico comprobar que la empresa arrendadora no nos cobrará importantes comisiones o gastos que puedan encarecer en sobremedida este contrato. Más vale ser precavidos y comprobar al detalle todas las condiciones relativas a un contrato que puede ser una de las mejores soluciones para obtener financiación de cara a adquirir bienes para nuestro emprendimiento.

Si te ha gustado este artículo ayudanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

¿Tienes dudas o quieres contarnos tu experiencia? Déjanos un comentario más abajo.

Artículos relacionados