Los 5 errores comunes de todos los emprendedores

Los emprendedores son uno de los puntales básicos de cualquier economía de mercado del mundo. La importancia de los mismos es tal, que de hecho en la actualidad se incentiva a que los jóvenes se arriesguen a llevar a cabo sus proyectos de manera empresarial. Pero con cuidado, porque fruto de la práctica de emprender, hay una serie de errores comunes de todos los emprendedores, que se han de evitar a toda costa. Aquí te los contamos.

Por qué fallan algunos emprendedores

Fracaso de un emprendedor

Se dice que cuando un nuevo empresario abre un negocio, no sólo arriesga su dinero, sino también su tiempo y sus propias ilusiones. Por ello es importante no caer en los errores comunes de todos los emprendedores.

Descubre cómo no fallar utilizando el Plan estratégico, el orientador ideal para tu empresa

  • Exceso de optimismo

Entender que los inicios no van a ser fáciles o que las posibilidades de éxito no son tan sencillas como podríamos pensar es uno de los puntos flacos de muchos emprendedores, que piensan que desde el principio su negocio irá viento en popa y conseguirán consagrarse en los primeros meses. Lo malo de este exceso de optimismo es que cuando nos toca atravesar momentos difíciles, solemos vernos superados y hundidos ante tal panorama. El mejor remedio es ser realista y conocer nuestras posibilidades, tanto para bien como para mal.

  • Falta de previsión

El emprendedor novato, fundamentalmente, es especialmente propenso a no prever las circunstancias del mercado. Nos referimos por ejemplo, a aquella persona que abre una tienda de regalos tras pasar la navidad. El emprendedor tiene que tener este tipo de circunstancias totalmente controladas y jugar con ellas a su favor.

Falta de previsión

Conservar nuestros recursos es una decisión inteligente, pero cuando hablamos de algo tan básico como la publicidad, esta puede ser una de las peores elecciones. Y lo es porque en los inicios de un negocio o emprendimiento, la publicidad juega un papel esencial para conseguir los primeros clientes y hacernos un nombre y una reputación en nuestro entorno.

  • No asesorarse externamente

La falta de objetividad es otro de los fallos más comunes. Desde nuestra óptica no tenemos una visión completa de la realidad, sino una visión parcial y totalmente sujeta a nuestras ilusiones, miedos y pensamientos. Un buen emprendedor cuenta con la opinión de terceras personas para conseguir mejorar su emprendimiento, afinar ideas o sencillamente obtener críticas que lo ayuden a seguir creciendo como emprendedor.

Tropiezos de un emprendedor

  • No aceptar derrotas

Por último, nos gustaría hablar de uno de los peores errores posibles. La autoestima y el orgullo a menudo pueden jugarnos una mala pasada en los negocios; aceptar que una idea no ha funcionado, o que nuestro negocio tal y como está planteado no es una buena elección puede no ser fácil. El problema, es que mientras más tardemos en aceptar nuestras derrotas, más tiempo y dinero perderemos y más tiempo pasará hasta que tomemos decisiones para solucionar esta situación, como pueda ser darle otro enfoque a nuestro emprendimiento. Por ello, ser autocrítico y mantener una visión fría sobre nuestra inversión es un consejo básico a la hora de comenzar con un negocio.

Si te ha gustado el artículo ayúdanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

Y tu, ¿que errores añadirías?

Artículos relacionados