Motivación de los empleados y clima organizacional agradable.

La empresa moderna ha puesto el foco de su actividad interna en mejorar la motivación de sus empleados y construir un clima organizacional agradable y positivo entre trabajadores y superiores. Esto, no ha sido casual, sino que se ha venido demostrando en las últimas décadas como un trabajador motivado y contento, es mucho más productivo y genera a la larga más y mejores rendimientos a la empresa para la cual trabaja. Es por ello que uno de los pilares actuales para desarrollo de una empresa es precisamente el de la motivación al trabajador y la creación de un clima organizacional correcto de trabajo, en este artículo te damos las principales pautas para conseguirlo.

¿Cómo conseguir un clima organizacional adecuado?

clima-organizacional2

Esparcimiento

El esparcimiento es la capacidad de una empresa para conseguir que sus trabajadores, en determinados momentos de la jornada laboral, consigan desconectar temporalmente de sus actividades. Lo que a priori parecería negativo para la empresa es absolutamente lo contrario ya que en estos períodos de desconexión estamos invirtiendo en la salud, el buen humor e incluso en la felicidad de nuestros empleados.

El trabajador que se sienta liberado por unos minutos de sus problemas de trabajo, retos u objetivos, tendrá mucha más energía para continuar su jornada de un modo más favorable.

La forma de conseguir esparcimiento no es otra que la de conseguir espacios dentro de la empresa en donde la única consigna sea la de “desconectar”. Revistas, juegos, música, o cualquier otra clase de entretenimiento son válidos. El esparcimiento es importante al menos una vez al día en la jornada laboral, sin embargo también ha de estar sujeto a límites. Esparcimiento sí, distracción no.

Responsabilidad

El concepto de responsabilidad es esencial para que nuestros trabajadores consigan ser más productivos y estar más motivados. Normalmente el error clásico de la empresa del siglo pasado era hacer responsable al trabajador de una serie de tareas. En la actualidad el auténtico reto supone hacerlo responsable de objetivos.

De este modo, conseguimos fomentar su auto-organización en la consecución de estos objetivos, aportamos confianza al empleado por cuanto este sabe que le hemos encomendado una meta importante para la empresa y además le brindamos nuestro apoyo incondicional en esta labor.

Estas responsabilidades pueden ser individuales, o en equipo. Fomentando a su vez el trabajo en grupo para conseguir diferentes resultados.

Jerarquía organizativa, no personal

Las jerarquías son básicas en cualquier organización humana, y la empresa no es ajena a esta realidad. Sin embargo, un error tradicional era el de construir empresas con marcada jerarquía organizativa y personal. Esta última, suponía marcar una diferenciación entre personas (entre iguales), lo que a la larga acababa por minar las relaciones laborales e impedir una mentalidad de equipo (la idea de equipo va fuertemente ligada a la igualdad).

Es por ello que es importante marcar unas jerarquías organizativas, por cuanto el jefe es el que marca como funcionarán los equipos y los objetivos a realizar. Pero jamás una jerarquía personal. El jefe ideal trabaja codo con codo con el empleado y no marca superioridades inútiles basadas en estatus o poder.

Otras de las pautas a seguir para un clima organizacional adecuado

clima-organizacional1

Entendimiento mutuo

La filosofía del entendimiento mutuo supone que el jefe pueda entender las circunstancias personales y profesionales del trabajador y que del mismo modo este último pueda entender los retos empresariales y preocupaciones del empresario. Mediante este entendimiento mutuo se consiguen sinergias absolutamente imprescindibles para conseguir resultados. La flexibilidad por ambas partes y el saberse apoyado mutuamente son puntos básicos del éxito empresarial.

Reconocimiento

Dejamos para el final una de las cosas más importantes. El reconocimiento del trabajo. Los seres humanos somos seres sociales, y por tanto seres que necesitan aprobación del grupo cuando realizan una tarea.

Esta descripción tan instintiva es aplicable a la empresa como cualquier otro ámbito de desarrollo personal. Un buen jefe no duda en reconocer el esfuerzo extra de sus trabajadores, ya sea mediante recompensas económicas, regalos, o sencillamente mediante una palabra de felicitación en el trabajo.  momento oportuno.

Artículos relacionados