Propaganda y Publicidad: diferencias esenciales

Muchas veces solemos escuchar a algunas personas, cada vez que están frente a la televisión y la programación cambia a anuncios publicitarios, decir “ya empezaron las propagandas”; esto, para una persona con algún tipo de conocimientos en el área publicitario resulta como una estaca clava directamente al corazón, ya que los anuncios publicitarios no son ni remotamente acercándose parecidos a lo que son las propagandas.

Propaganda y Publicidad: diferencias esenciales

propaganda-y-publicidad-diferencias-esenciales-2

Una vende productos y la otra, ideologías

La publicidad es toda aquella actividad comercial hecha con la finalidad de promocionar determinada marca, producto, empresa, bienes, servicios etcétera, persiguiendo el objetivo de lograr un mayor impacto en la sociedad –o su público meta segmentado- para así poder tener un lugar dentro de la competencia y aumentar con esto eventualmente sus ventas.

Por otro lado, la propaganda también intenta vender, pero no productos o servicios, sino ideologías. La propaganda es utilizada en el ámbito político, religioso, social y cultural para poder calar en las mentes de sus receptores y hacerles llegar determinado mensaje ideológico. Por ejemplo, todo aquel aparataje que podemos presenciar cuando un país está atravesando un período de campaña presidencial que incluye desde la entrega de los panfletos que reparten con la cara del candidato, hasta los mítines que se celebran en cualquier punto de concentración público.

propaganda-y-publicidad-diferencias-esenciales

Manipulación y embellecimiento de la realidad

La propaganda intenta manipular cualquier tipo de mensaje para lograr un cambio determinado en la conducta de los individuos con el fin de alcanzar una meta final; la publicidad, por su lado, intenta hacer más hermoso y bueno todo lo que vende para lograr un impacto y beneficio económico.

Propaganda word cloud with abstract background

En ambos casos se necesita de recursos psicológicos, sociológicos y estadísticos para poder funcionar a la perfección; por ejemplo, debe lograr la creación de un discurso empático con la fortaleza y precisión de poder cambiar decisiones a nivel de las grandes masas. La publicidad intenta hacer algo parecido, pero no a través de un discurso, sino a través de un mensaje trabajado y codificado de tal manera que haga que “mi producto” sea el mejor y que es enviado a un público generalmente segmentado según sus intereses.

Finalmente, con ambas nos enfrentamos en la vida cotidiana; el pastor que está en la esquina predicando la palabra de Dios, está haciendo propaganda religiosa. Todo lo que escuchamos y vemos en Radio, Televisión y Prensa y que no es contenido informativo, sino que está tratando de venderte algo, es publicidad.

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos a promocionarlo en tus redes sociales preferidas.

¿Tienes dudas o quieres contarnos tu experiencia? Déjanos un comentario

 

 

Artículos relacionados